31.1.08

El tiempo

Fragmento de Ëbano, de Rysard Kapuscinski, libro muy muy recomendable por el fantástico estilo del polaco, que mezcla ensayo y reportaje periodístico en sus novelas autobiográficas. Además, esta reflexión sobre el tiempo nos viene muy bien en época de exámenes.
.
.
.
El europeo y el africano tienen un sentido del tiempo completamente diferente; lo perciben de maneras dispares y sus actitudes también son distintas. Los europeos están convencidos de que el tiempo funciona independientemente del hombre, de que su existencia es objetiva, en cierto modo exterior, que se halla fuera de nosotros y que sus parámetros son medibles y lineales. Según Newton, el tiempo es absoluto: “Absoluto, real y matemático, el tiempo transcurre por sí mismo y, gracias a su naturaleza, transcurre uniforme; y no en función de alguna cosa exterior”. El europeo se siente como su siervo, depende de él, es su súbdito. Para existir y funcionar, tiene que observar todas sus férreas e inexorables leyes, sus encorsetados principios y reglas. Tiene que respetar plazos, fechas, días y horas. Se mueve dentro de los engranajes del tiempo; no puede existir fuera de ellos y ellos le imponen su rigor, sus normas y exigencias. Entre el hombre y el tiempo se produce un conflicto insalvable, conflicto que siempre acaba con la derrota del hombre: el tiempo lo aniquila.
.
.
.
Dedicado a todxs lxs estresadxs que, como yo, pierde el tiempo en estas cosas sin luego arrepentirse ;)
.
.

4 comentarios:

Adolfo Llopis dijo...

Afortunadamente, habemos muchos europeos que sabemos que Newton se equivocaba al concebir el tiempo como magnitud absoluta.

El continuo espacio-tiempo es una magnitud relativa que se deforma en presencia de grandes acumulaciones de materia y que depende de la velocidad a la que se mueva el punto de referencia.

Además, y por otro lado, nuestra percepción del tiempo está profundamente condicionada por factores culturales y biológicos. Para un niño, el tiempo no pasa a la misma velocidad que para un adulto, y como bien dice Kapuscinski, tampoco pasa a la misma velocidad para un europeo que para un africano.

Por cierto, permite que te agregue a mi blog en este mismo plazo, fecha, día y hora :)

Saludos.

P.D: Estudia!

Cucaracha Amarilla (Vladimir Poliakov) dijo...

Veo que tienes blog

( justo antes de morir, Cesar miro a los ojos a su asesino y le dijo: "Bruto, tu también hijo mio")

Resulta estupendo encontrar un blog en internet como este. Un texto estupendo, un autor estupendo. Todo estupendo. Tan... amable¿?

Te recomiendo asistir a mis clases de Africa y Asia contemporanea. Y el videoclip de Peal Jam, Do the Evolution.

Irrelevante dijo...

[Adolfo, q sepas q Albert Einstein se ha enamorado de ti (8)]


Yo solía llevar un reloj de bolsillo (Relojdebolsillo) que no funciona ni ha funcionado jamás porque si la característica más relevante y odiosa de nuestro siglo es la dictadura del tiempo y todoesoquesesueledecirenloscirculosintelectuales y tal, entonces llevar un reloj que no funciona en el bolsillo es revolucionario, no? o algo así, no?

el reloj lo ponie en hora cuando m acordaba de el. funcionaba unos segundos. se volvia a parar.

a veces aun lo llevo

besos!

Mayka dijo...

Por lo menos nuestro símbolo urbano no es un gran, lustroso y adorado reloj en lo alto de una torre, como en Londres.

Madremía Pepe, el videoclip es buenísimo! No lo conocía! Aunque me he sentido identificada con lo de los ordenadores captadores de mentes (son las 3 de la mañana).

Adolfo, agregado quedas (aunque eso de que la biología cambie la percepción temporal no me convence mucho. Investigaré o, en su defecto, meteré la cabeza en agua fría y contaré los segundos).


Gracias a los tres!:)