31.3.10

Mira


Tengo que contarte algo, Mark Cooper. Desde las 12:30 del día 29 hasta ahora, casi 4 del día 31, he dormido 6 horas, lo que suma unas 35 horas casi seguidas de estancia en el mundo de la consciencia. No dormir tiene sus ventajas. La basura mental que se supone que eliminas durante el sueño se acumula en mi cabeza. Trabajo en su reciclaje y posterior uso. Junk it up. Durante el día, un narrador hace lo suyo con cada trozo de mierda; me recuerda la mancha de sangre en mi cama, referencia sin pudor a Ray Loriga ("da gusto pensar que alguien se va a morir después de hacerlo contigo") y recurre a Christina Rosenvinge para darle melancolía cotidiana al asunto. Y así, entrecerrados los ojos, caigo en la cuenta de que todo es veneno, de que el ipod que todos llevan en el bus no es sino una prótesis más que repara nuestra falta de melodía.



Foto: M. D. A.

3 comentarios:

poplolipop dijo...

no hay nada mejor que ir en tu propio videoclip en el bus (los videoclips sí que son una mierda)

poplolipop dijo...

hotsion

marc dijo...

infrarealismo surrealista

seguramente ya estará inventado pero siempre hacen falta manos!